Leer el articulo

Los “Auroros” son gente sencilla que da vida, en los últimos días del mes de septiembre, a la madrugada del día del Cristo. Alumbrados por la luz de la aurora, recorren las calles, plazas y veredas de la Villa, en el silencio de la noche, que se rompe al entonar con recias y profundas voces, cánticos de alabanza dirigidos a Dios y Santa María. El tañido de la campana, marcando el paso del tiempo, y el repetido sonar de la melodía, bajo las hornacinas de nuestras calles, son el lienzo sobre el que los hermanos recrean la ilusión de recibir el regalo de un nuevo día.

 

Impactos: 2