Decimos de la música que es el arte de combinar, en forma medida, sonidos y silencios con la exclusiva finalidad de despertar las emociones y sentimientos de quienes se acercan a ella. A través suyo se sublima todo un mundo interior que, con solo la palabra, quedaría incompleto y de otra manera sería imposible abarcar al mostrarlo a los ojos de la razón.

            Algunas veces, el músico consigue atrapar los sonidos de su mente, en el limitado espacio de una partitura, dando forma a los silencios del alma y permitiendo por un breve instante, la coincidencia simbiótica de ambos elementos en uno solo. Cuando eso sucede, el autor ha trascendido en la línea del tiempo y es justo en ese momento, en el que podemos percibir las claves que nos ayudarán a escrutar en lo más autentico del personaje y de su obra.

Leer el libro